dimarts, 25 d’abril de 2023

                                  

Article de Marc Cabanilles                   Publicado en LEVANTE-EMV el 25/04/2023


                                 

FETESA Y EL PUEBLO SAHARAUI


Vivimos un momento, en que el conflicto del Sáhara Occidental, pareciera cansar más a la comunidad internacional que al propio pueblo saharaui (lo cual ya es cansarse), y por tanto, olvidando la legalidad internacional, las resoluciones de la ONU y las sentencias de la justicia europea, varios países, como un cuentagotas, se van decantando por la autonomía restringida que Marruecos ofrece al pueblo saharaui, tachando dicho plan como “el más creíble, serio y realista”, obviando que Marruecos es un régimen dictatorial, poco respetuoso con su propia ciudadanía, responsable del espionaje a mandatarios europeos y organizador de una trama de corrupción en el propio Parlamento Europeo.

Así pues, las organizaciones solidarias con la causa saharaui, necesitamos redoblar esfuerzos para contrarrestar, por un lado la inutilidad de la ONU, y por otro lado, el reconocimiento de la “marroquinidad” del Sáhara apuntada por el expresidente Trump, reconocimiento a todas luces ilegal, puesto que nadie puede regalar soberanías en función de sus intereses, y menos en un territorio pendiente de descolonizar.

 Y por si no fuera bastante lo anterior, nos encontramos a una Unión Europea con una falta total de políticas propias, que desemboca en un seguidismo inexplicable de las iniciativas de EE.UU. tal y como ya se ha visto en otros escenarios (la antigua Yugoslavia, Irak, Yemen, Libia, Siria y cómo no, Ucrania).

Es por ello que, a poco más de dos meses de haber finalizado la XVI Caravana Solidaria 4x4, organizada por Rivas-Sahel, volvemos a poner un granito de arena, retornando a los campamentos saharauis, ahora de la mano de la compañía teatral valenciana, La Monda Lironda Teatre, con su proyecto FETESA (Festival Internacional de Teatro Escolar Sáhara-España).

Un proyecto para llevar un programa de formación en materia de teatro y educación para profesionales del Sáhara, con dos festivales anuales en los campamentos saharauis (abril y noviembre) y un festival paralelo en centros escolares de Valencia ciudad (septiembre a junio).

Un proyecto para difundir el conflicto y denunciar el olvido que sufre el pueblo saharaui, con cerca de 200.000 personas exiliadas en el desierto desde hace 48 años, así como la pasividad internacional ante esta injusticia.

Un proyecto que ha creado una pequeña escuela de teatro en el campamento saharaui de Smara, generando espacios de encuentro entre comunidades educativas diversas y que persigue el intercambio cultural entre profesores y alumnos saharauis y españoles.  

Un proyecto donde los fondos recaudados van destinados a meriendas para los niñas y niños, gratificaciones a los profesores, transportes en los campamentos y materiales para las escuelas.

Un proyecto, para promover el uso de las artes escénicas como herramienta educativa, y como un medio para sensibilizar en materia de derechos humanos y la protección de las personas refugiadas.

Un proyecto para dar la oportunidad de realizar estudios profesionales de teatro, creando nuevas oportunidades de formación y desarrollo, así como intercambios profesionales y artísticos.

Un proyecto por el que han pasado más de 3000 estudiantes entre saharauis y españoles, que ha impartido más de 70 charlas de sensibilización en los centros escolares de España, que ha participado en el MICE (Muestra Internacional de Cine Educativo), en ferias y congresos, que ha realizado varias Jornadas sobre el Sáhara, que ha transportado más de 800 kg de material escolar a los campamentos, que ha colaborado en programas de radio y televisión en defensa de la causa saharaui, etc.

Es verdad que FETESA constituye una gota de agua en medio de todo este entramado que intenta silenciar primero, y hacer claudicar después, al pueblo saharaui, pero hasta donde las fuerzas y los recursos alcancen, nuestra visita a los campamentos y las actividades a desarrollar en los centros educativos saharauis, permitirán a cientos de niños y niñas saharauis olvidarse, aunque sea temporalmente, del duro entorno en que viven y de la multitud de carencias de todo tipo (sanitarias, de alimentación, de materiales educativos, de recursos pedagógicos,..).

En una época en que el individualismo constituye la base el comportamiento, donde el consumismo absorbe todas las energías y donde las nuevas tecnologías han empobrecido la comunicación cara a cara, proyectos como FETESA, promoviendo la solidaridad entre personas y entre pueblos, son un instrumento fundamental para intentar cambiar el mundo y hacer de él un lugar donde vivir sea una suerte y no un infierno.

 Como ya dije en un artículo anterior publicado también en Levante-EMV ("Solidaridad sin contrapartidas"), en el movimiento solidario en general, y en FETESA en particular, somos conscientes que no por el simple hecho de querer algo, de saber que ese algo es de justicia, se va a conseguir o va a venir caído del cielo.

Debemos, por tanto, seguir desarrollando proyectos y vínculos con otros pueblos en base a una solidaridad entendida en su sentido etimológico (del latín Solidus: Sólido),  que hace referencia a la estabilidad y firmeza con que diferentes partes colaboran, planteándola como una acción cotidiana que se aleje de llevar a los destinatarios a situaciones de dependencias y tutela.

No nos queda otra que dejarse la piel en ello, porque nunca el “campo de batalla” estuvo tan vacío, aunque por suerte, siempre encontramos muchas manos amigas que hacen posible el seguir adelante.


Marc Cabanilles
Ateneo Libertario Al Margen de València

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada